«NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA»

 

Es duro decir esto en medio de la crisis del coronavirus pero soy de los que piensa que en todo lo malo hay algo bueno. (Yin – Yan).

En chino la palabra #crisis se traduce como 危机 (WeiJi). En chino esta palabra está formada por dos caracteres. El primero es Wei, que significa peligro y el segundo es Ji, que significa oportunidad.

Yo lo veo así… En todo peligro tenemos una oportunidad. Y esta crisis mundial del corona virus nos traerá la oportunidad de hacer las consas diferentes. Para empezar, ha conseguido que la mayor parte de la gente que pueda teletrabajar lo haga. En muchas empresas, esto era una utopía que sus trabajadores ansiaban y que los responsables retrasaban. Ahora resulta que es al revés… Son los responsables quienes animan a sus empleados a hacerlo.

¿Y estamos preparados para teletrabajar? Pues yo diría que sí tenemos todas las herramientas para hacerlo, pero que no tenemos ni la costumbre ni el entorno preparado para ello. Para empezar, algo tan sencillo como un hueco en casa destinado para el trabajo se antoja a veces imposible y es totalmente necesario.

El primer paso que debemos dar en nuestro hogar es dedicar un hueco específico al trabajo. Con esto, lograremos concentrarnos mucho mejor y también desconectar cuando tengamos que parar. Una vez hayamos definido el dónde, debemos definir el qué necesitaremos. Hemos de hacer el entorno lo más similar a nuestro trabajo habitual. Si hace falta ratón, pantalla adicional, silla especial, etc etc hemos de buscarlo y preparar el sitio de modo que estemos lo más cómodos posibles.

Es importante al igual que se hace en el trabajo, dedicar un pequeño tiempo a descansos. Levántate, tómate un café o un té, llama a alguien y desconecta. La soledad es una de las batallas del teletrabajo y debemos trabajar para evitarla.

Respeta los horarios, levántate a la hora, come a la hora, descansa cuando toque y acaba a la hora. Es importante también controlar este tema pues es muy difícil separar la vida personal de la vida laboral cuando trabajas en casa.

No te agobies si cuando llamas se escucha a los niños. Es normal que eso ocurra y yo lo he «sufrido» como cliente y como proveedor y en ambos casos lo he identificado como algo normal y para nada fuera de lo profesional.

El teletrabajo permitirá ahorrar costes en las empresas, optimizar el tiempo de trabajo, evitar desplazamientos innecesarios, conciliar la vida familiar con la laboral… Son muchas ventajas para las personas… ¿Y la empresa la forman las personas no? O como hemos dicho otras veces eso es lo que se dice mucho y se practica menos… Por lo tanto, esto es beneficioso para todas las partes…

Entonces, ¿Hay o no hay una oportunidad después de un peligro?

Deja una respuesta